martes, 18 de enero de 2011

Rescato escritos , rescato relatos hermosos, rescato mi momento estúpido del ahora bañado de lamento.

No dejo de recordar esos momentos.

Recuerdo cuando llegaste al hospital,
lo hiciste con Miguel.
Yo en una camilla esperando a ser operado y tu llorando a mi lado.
Recuerdo que te miré y sonreí,
sonreí por tenerte a mi lado.
Por ser la envidia de todo el centro.

Recuerdo las noches que pasaste a mi lado,
en el suelo.

Recuerdo lo bien que me cuidabas y las mil atenciones y amor que recibía.
El queso y la llonganisa cortados con la navaja de tu padre y limpiadas las migas con el pañuelo.

Recuerdo la tensión que tenía cuando llegué a casa,
recuerdo mi impotencia por no poder tocarte,
mis dudas sobre mi futuro sexual,
lo que más me jodia era que me abandonaras por ello.
Recuerdo que no podías hacercarte aveces a mi,
ni cambiarte de ropa
por mi fuerte deseo de tocarte.

Recuerdo la fuerte discusión que te provoqué,
me sentía fuera de lugar,
me sentí un egoísta por que te obligaba a pasar tiempo conmigo.
Recuerdo las noches en que se hacía tarde y no llegabas.
Y recuerdo mi estupidez por pedir que estuvieras siempre allí.

Recuerdo las noches que te despertabas a raíz de mis dolores o cambios de postura
y recuerdo las primeras noches que pudimos volver a abrazarnos.
Y la primera que volví a estar dentro de tí.

Recuerdo el día que me retiraron la sonda
y el día que te pedí la mano.

Recuerdo mi estupidez y dudas al pedirte que lo pensaras bien.

Recuerdo cada instante de mi vida contigo.

Te quiero pulu.
Publicar un comentario