jueves, 20 de enero de 2011

Interrogantes dentro de espirales

44 Días después llegó la primera llamada,
mis ojos no podían creer que pusiera su nombre en la pantalla del móvil.
Entre curvas y curvas bajando de Jalón,
iban transcurriendo las palabras y emociones.
Luego,
ya en el puerto de calpe se produjo la segunda llamada.
Sentado en la acera,
pude escuchar lo poco que decía
y me pude despachar de mierda acumulada que arrastro.
Mal hice,
solo un tonto es capaz de seguir cometiendo tonterías.

Me cuesta respirar,
noto como si hubiera perdido a mi mejor amigo
y la gente en vez de hacerte sonreír,
aun se acercan a ti para tirarte más mierda
de sus vidas!!!
No veis que no puedo mas!!!???

No encuentro mi descanso ni en la tierra del cemento
ni en mi amada catalunya.

Sigo siendo un sonajero en manos de una xiquilla nerviosa.
Meto mi cuerpo en la ducha y el agua se lleva la sal de mis lágrimas,
pero aun tengo manchas,
manchas que están muy profundas y se confunden con la piel.

Tengo miedo de quitarlas de mala manera y después quedarme agujereado de por vida.

Qué como me siento?
Me siento mal,
me siento dentro de un baile sin pareja,
con el ponche sin alcohol,
sin sombra que el sol refleje.
Publicar un comentario