martes, 18 de enero de 2011

Cabeza a quemarropa


Miedo, así podría definir la jornada de hoy.
Desde el momento que supe que mis palabras te habían llegado hasta ahora que estoy en casa.
Tengo sueños despierto, no varían mucho de los de antes, pero aun así los tengo.
Soñaba que recibía una llamada tuya, que llegaba a casa y estabas esperándome y también que me llamabas para decirme que soy un gilipollas.
Luego mi cabeza a frenado la ansiedad como podía.
Una llamada, aun no la espero,
venir a Benidorm? realmente lo piensas y no tiene sentido.
Yo que coño se!
Solo suelto estupideces sin sentido por mis manos.
Realmente es que no consigo concentrar mi cabezón, y todo ello hace que vaya a mil por hora,
que entren estupideces, miedo, ansiedad, insomnio, momentos de humo y empanadas contra cualquier pared.


Tengo que ir a gritar!

Esto es como una peli de Linch.
Publicar un comentario