domingo, 16 de enero de 2011

Poniendo orden dentro del desorden


Vengo de leer el pasado, un pasado cruel y aterrador, lleno de dudas y tormentos. La decisión la considero dura y con fundamentos.No soy, no estoy, nunca estuve. Te obligué a lo más importante de tu vida, en contra de tu voluntad, más tarde soñé con devolvértelo pero la tienda se encontraba cerrada. He sido tus dudas y tus lamentos, dejé de ser Lobo para convertirme en tu ansiedad, tu lamento e insomnio. Ahora el Lobo se ha domesticado a base de todo esto. Largo es el camino si no se tienen las palabras, duro y cuesta arriba se hace si vas cargando esas palabras a medida que vas subiendo...Somos diamantes en bruto aunque me cueste pulirme y tarde reaccione. Sigo siendo Lobo, pero soy otro tipo de Lobo y aunque no lo creas nunca es tarde para entender las palabras.
Mil y una has pasado, mil y una he provocado. No eras una mas, pero tampoco te lo hice ver,
tampoco valoré como debía lo que debía hasta que fue tarde, pero aun así te digo que nunca podré negarte mi ser, ni mi alma, puesto que siempre te pertenecerán, y el Lobo que muchos no se atreven a tocar, para ti se arrodillará y se postrará a tus pies. Mi alma se limpia con el mar, pero aun en pequeños rincones se martiriza por tu partida, por que petita eres, pero grande me haces.
El tiempo es algo que cada uno aprovecha o lanza a su manera. Aprovecha tu tiempo, corre, grita,juega, ama. Siempre se pueden añadir guiones u otros personajes a las historias, pero al final de la novela todo el mundo sabe que ha sido el mayordomo. Eres grande, grande de corazón y grande en futuras hazañas que protagonizarás, la obra que empezó siendo de otro actor, ha pasado a estar solamente para ti. El pasado es algo que ya hemos vivido. Llena las páginas de nuevas aventuras, nuevos personajes, nuevos compañeros. Puede que en un futuro vuelva a salir en alguna página.
Quedan tardes aun para poder ver el sol en plenitud.
Publicar un comentario