jueves, 20 de enero de 2011

Man in the Box


Díme Dios del cielo!
Porqué no puedo parar mis pulsaciones?
Porqué me siento entre mis rodillas?
Dime tú!
Porqué las canciones cambian las sensaciones y las pintan de colores?
Cada acorde,
cada pensamiento alegre
concentrado en una canción.
Por largas praderas veo correr a un niño,
con los brazos abiertos
y una gran sonrisa.
A su alrededor las danzantes abejas,
todos bailan juntos,
dando vueltas en corros.
Por un instante todo es feliz.

Los momentos musicales,
son grandes aliados,
tanto si estas bien como si es al contrario.

Todo gira en interrogaciones dentro de espirales,
gira y gira,
interrogantes
dentro de espirales.
Mi pelo coje formas extrañas,
se siente libre de carga
y al mismo tiempo
preso de mis pobres manos.

La paciencia es sabia...
eso digo yo a las...2.35 exactamente.

La silla da muchas vueltas,
pero todas las casillas estan ocupadas.

Dime tú Diós del cielo!
Postrado en tu silla de oro
riéndote de este mortal
no tienes suficiente ya ?


Las canciones cambian el orden de la sopa de letras que es mi cabeza.

Bienaventurados los danzantes,
por que de ellos será el mundo de los brincos.

Publicar un comentario