viernes, 14 de enero de 2011

Entre calles vacías


Calles vacías desde muy pronto inundaban la ciudad,
un silencio tempestuoso andaba siempre detrás.
Un mundo sin nadie,
una idea de la soledad,
silencio absoluto.

Servilletas transportadas por el aire,
la arena de la playa se cuela en sus calcetines sin ni siquiera haberla pisado .

Y en medio de todo ello,
una sombra abre su camino.
Poco a poco avanza,
recuerda,
se acelera
y reflexiona.

Largos son los días y los tormentos,
más larga es una intensa niebla que cubre tus ideas,
las baña y empaña
para luego aclararlas y ver que detrás de todo,
no hay nada.

Largas y oscuras eran las avenidas,
como largas y oscuras interminables respiraciones.

La acera se abre ante los pies,
pensamientos que siguen por doquier.

Publicar un comentario