viernes, 7 de enero de 2011

El hombre nervioso


Esta es la historia de un hombre nervioso.
Un hombre que ni un café podía coger,
era el hombre sin sueño.

Su fábrica de sueños fue quemada
y con ella su descanso.

Su corazón era más rápido que sus piernas,
su pulso más rápido que los caballos.

Todo probó para calmar sus nervios.
Infusiones,
relajación,
incluso marihuana.
Pero el seguía nervioso.

Era capaz de ver tres programas de televisión a la vez,
se levantaba antes que el propio sol
y cada noche saludaba a la luna.

Esta es la historia del hombre nervioso.

El hombre al que se le podía quitar el corazón
y seguía viviendo.
Publicar un comentario