viernes, 14 de enero de 2011

Diamantes en bruto


Altea,
tierra mediterránea,
de olores a mar y montaña;
y sol por doquier.

Altea,
el único sitio donde se podría volver.
Un sitio con el que te sientes bien.

Refuerzo mi energía con el sol,
alegro mi horizonte con sonrisas reales,
integro mi ser a su tierra.

Altea,
de casas blancas y bajas,
de pescadores y artistas,
de sueños sin dueño
y almas marchitas.

Altea,
lugar hermoso y pacífico,
de grandes cuestas y bonitos colores.

El lugar perfecto para conseguir pensar.

Para los Pidalesclima y Evo.

Publicar un comentario