sábado, 29 de enero de 2011

Plasmando pensamientos, descargando la memoria

Sentado en Altea el aire entra en mis pulmones,
las conversaciones son puras

y las sonrisas sinceras.

Aun noto el latir de mi corazón,
al que la cabeza le dice que pare.

Un sinfín de amaneceres y atardeceres adornan mis días,
la televisión y la lectura son mis acompañantes de cama.

Pido ayuda desde el interior de la caja,
a la que nadie llega.
Extranjero en todos sitios,
habitante de nunca jamás,
especulador de alegrías.
Publicar un comentario