jueves, 23 de diciembre de 2010

Lunas


Anoche la luna me mostró su luz de nuevo.
Entre las sombras apareció para pedirme reflexión y coraje.
Anoche mis sentidos se pusieron de acuerdo para hablar como un conjunto y así lograr expulsar la realidad bien masticada.
Las cosas no pasan por caprichos del destino,
simplemente suceden,
se analizan,
te hacen ser más fuerte y paciente.
Ahora soy yo el que tiene que ser paciente.

Aunque resulte insoportable.
Publicar un comentario