lunes, 28 de febrero de 2011

Sin mas


Oh extraños parajes!
insípidas melodías que bañan los días grises.

Dime sí mi pequeño corazón es el que late,
o si por el contrario son las cazuelas sucias de la cocina.

Hasta cuando tuve que esperar?
hasta cuando este dolor punzante en mis costillas,
que poco a poco va remitiendo
y llenándose de oxígeno?

Dime tú pequeña mujer
qué fue lo que te hizo huir?

Dime tú destino,
que de tus prisas y sin sabores rigen los destinos de los mortales.

Y con tu elocuente humor se confunden los sentimientos
y me hundo en la miseria hasta que entiendo su significado.

Amé lo que tuve que amar,
llegué donde pude llegar.
La meta nunca fue la mía.


Publicar un comentario