jueves, 10 de febrero de 2011

Poniéndome al día

Un día te levantas triste,
apático,
lento y sin brillo.
Las paredes te comen,
la luz de la calle no te ilumina,
la tele no te entretiene.
Entonces te vistes y sales a la calle;
aire fresco,
vida.

La vida no es como pensamos, pero tampoco pensamos mucho...
nos pasamos el tiempo pensando en mierdas
en vez de en aprovecharla.
El mundo a veces se cae ; y nosotros con el.
Pero aun así tenemos mil oportunidades.
Es ahí cuando coges el diario,
que por cuestiones mentales llevaba tiempo alejado del mundo real;
lo abres mientras tomas un café y te pones al día.
Es ahí cuando te das cuenta de todo lo que importa,
de las estupideces que creemos que nos hunden.
Del mundo material y superficial que nos rodea y nos vuelve estúpidos de nosotros mismos.



Las revueltas de Egipto, Los planes de los Nazis del c - 18 para matar a Garzón, la vuelta de la puta Ley Sinde, los intentos por acabar con Julian Assenge a toda costa, la falta de libertad de expresión y el control abusivo de los medios a cargo de las grandes corporaciones .




Al cerrar el periódico,
mis ojos guardaban lágrimas;
esas lágrimas eran de frustración,
de dolor,
de amargo dolor y pena por el mundo.




La vida avanza,
hoy somos amados,
mañana quizá estemos solos,
pero el mundo continua
y la lucha con el!

Publicar un comentario