martes, 22 de febrero de 2011

Pensando en soñar


Dejando pasar las horas se encontraba Mikel esa tarde.
Tenía que hacer deberes, pero todo lo dejaba para luego.
Tenía todo lo que quería: Juegos, libros, animales, música y amigos.
Pero algo le pasaba últimamente que solo el tiempo veía pasar; nada de lo que poseía le entretenía lo más mínimo.

Mientras jugaba a la consola, miraba al cielo, el claro azul que entraba por su ventana, lo miraba y pensaba en correr por los campos, sonreír al aire, abrazar las nubes.

Esa tarde, apagó la consola y salió al patio.
No sé oía nada,
SILENCIO ABSOLUTO.

Entonces se tumbó en el suelo,
estiro sus manos y piernas y cerró los ojos.
Allí tumbado pudo imaginar sus juegos, los prados verdes, las sonrisas dulces de la tarde de primavera.

El tiempo seguía pasando,
pero al menos los sueños era "casi" reales...
Publicar un comentario