domingo, 13 de febrero de 2011

Al ritmo del sueño

Si confundo los días con las noches,
si no sé si vivo o muero al paso del eterno reloj del tiempo,
si el peso de los lamentos no me deja caminar,
si el destino del cuento es su final...

Yo alzo mis manos al cielo
saludo a Jah
y a él me entrego.
Al ritmo de su música despierto y aprendo.
Al compás de mis infiernos
sufro y me muero por dentro.

Pero mi alma es vieja de sabia
y mi valor más firme que el acero.

Levanto de mi tumba,
sonrío al viento,
expulso pensamientos en cortinas de humo,
que sin saberlo
o sin olerlo
completan el pesado puzzle de mi historia y mi lamento.


Óskar Molina

Publicar un comentario