lunes, 7 de febrero de 2011

Reggae Music


Llevo dos días sin hacer ejercicio;
( hay que cuidarse un poco...)

Pero cuando creía que mi plan de ponerme en forma se arruinaba,
el Reggae me hizo cambiar;
poco a poco mis piernas comenzaron a moverse,
y a ellas les siguió la cintura,
los brazos,
el pelo,
la sonrisa convertida en canto.

Con alegres danzas alargaba los brazos para atrapar todo ese momento,
dando vueltas en círculos,
cantándole al Lion,
invocando a mi espíritu puro,
mi espíritu libre.

Por momentos cerraba los ojos
y alzaba los brazos,
me sumergía en la magia de Zion;
volaba al interior de mi propia esencia,
que tanto se había escondido,
temerosa del mañana y del presente,
rescatada por su pureza.

Para esto me compré el equipo de música,
el volumen sube,
la energía con él.

Mientras escribo continuo escuchando,
el sudor ya impregna mis poros,
las palabras bailan con el aire,
...comenzaba a echarme de menos.

Publicar un comentario