miércoles, 2 de febrero de 2011

Pequeño sería

De un cuerpo diminuto venían sus entrañas,
sus ojos eran grandes,
su faz tenía rasgos anclados ya en vida,
su edad era aun temprana.

Era de piel suave y delicada,
de nariz mediana aunque con personalidad;
y las orejas siempre dirigidas hacia el sonido mas recóndito.

Andaba en pequeños grandes pasos,
con la sonrisa como bandera,
con la ilusión por delante
y los problemas era algo que no había aun saboreado.

Su luz cegaba,
su edad la guardo en el baúl.
Publicar un comentario