viernes, 24 de mayo de 2013

Días locos

En los días locos de primavera,
solo el viento transporta la música,
que emana desde los altares,
hasta tocar la tierra que pisamos.

En los días locos de primavera,
los soles se intercambian, con las sombras,
las alergias, con los resfriados,
los pantalones cortos, con los largos.

En los días locos de primavera,
amas a tus amigos,
los buscas,
los encuentras.

Solo en los días locos de primavera,
discutes contigo mismo en la oscuridad
y acabas entre claros,
blancos y azules.

Pides ayuda sin quererla,
bebes hasta desmayarte,
piensas y piensas en cambiar tu vida
y sonríes por lo que tienes.

En esos días locos,
pierdes la cordura y la recuperas,
discutes y ganas,
te lavas la cara y sonríes al espejo.

Puede llover y hacer sol,
puedes gritarle a la luna y ver seguido el amanecer,
puedes pasear al perro y que los mayores te saluden,
puedes elegir vivir sin padecer.


Publicar un comentario