miércoles, 15 de mayo de 2013

Aprendiendo del ayer

Desde hace unas semanas, mi situación ha cambiado de manera...cómo decirlo? Total? Podría ser... Realmente la situación se avecinaba desde hacía meses, lo que pasa es que no lo vi venir.
Pasé de cumplir un sueño, por poder vivir en Barcelona en condiciones normales, a verme en la calle, sin nada.

Las relaciones, tienen una particularidad. Cuando se acaban, se acaban y no hay más que rascar. Ya puedes estar con la persona más lapa del mundo, que un día se levantará y te dirá que ya no te quiere.
Es cruel, pero sincero.

Si algo he aprendido de las relaciones, es que posiblemente a mi me falten huevos, o vea más allá, ya que siempre me han dejado.
Es duro, si, pero también jodidamente real.

Siempre he admirado la entereza de ellas al dejarlo. No llamar, no chatear, no...nada.
Y tu mientras, cabreado como un mono, por que no te han explicado nada y a la mínima saltas como un vulgar cro-magnon.

Pero es la realidad. Las cosas mantienen un cauce, la gente tiene objetivos y muchos de ellos, necesitan de más aventuras, nuevos retos, amantes, canciones.

Siempre se me ha reprochado que paso de todo. Pero tengo comprobado, que en estas situaciones, ir detrás es perder más aun el tiempo, ya que lo único que haces es degradarte como ser humano, hombre y personaje variopinto...
Es como cuando te pilla la poli, todo lo que digas o hagas, puede ser utilizado en tu contra.
Y no nos engañemos, seguramente en cada esquina ya tenga objetivos a la vista. No estás en sus planes!!!

Así son las cosas, un día te levantas y estás solo.
Da lo mismo si te han dejado una nota, si se han follado al vecino, si te dicen que es un tiempo, no eres tu...soy yo, o si te ponen de patitas en la calle.
Todo tiene un motivo.
Se acabó.
Is over.
Ist vorbei.
É finita...y a cascarla!!

Y con todo esto, tu te reconstruyes, pillas tu corazón y te lo guardas otra vez, pero sin engañarte, ya que sabes que esto...volverá a pasar.







Publicar un comentario