jueves, 30 de diciembre de 2010

Tiempo


Las palabras rebotan,
se estiran y se cargan.
Pero no es suficiente.
Me falta fuerza y firmeza en ellas.

Un soplo de aire pasa tímidamente por mi cara,
acaricia mi áurea,
consuela mi mente maltrecha.
Pero no es suficiente.

Doy vueltas y vueltas sin caer mareado,
mi apetito se esfumó cuando perdí la sal.
Pienso en nuevas recetas,
pero no tengo sal.
No es suficiente.

Tengo sed de abrazos,
pero no de cualquiera.
Tengo sueños dentro de otros sueños.
Pero no es suficiente.

Los relojes marcan horas locas con sus agujas sin pilas.
El tiempo dejó de tener un sentido práctico.

Creo espacios de arte con mis manos.
creo paisajes sin visitar,
sillas sin asiento,
naves sin piloto,
versos sin rima.

Pero no es suficiente.

Mis costillas se hunden en los pulmones,
perforándolos,
dejando que el aire no acabe de entrar.
Mis manos intentan taponar la herida
pero no son lo suficientemente grandes.


Un solo segundo mas,
un instante para coger el tiempo y abrazarlo con fuerza,
que no se escape,
que no se pierda.
Publicar un comentario