jueves, 30 de diciembre de 2010

El sueño de la verdad

Haz play en el video y escucha mis palabras,
no sufras,
es el sentir de la verdad de las cosas,
de la justicia o injusticia de eso que llaman amor.



Hoy el sueño me ha ganado la partida.
Hoy he descubierto tus palabras
y el lamento de tu espera.
Mientras comía las imágenes se sucedían en mi mente.
Intenté luchar contra el sueño,
pero me fue imposible,
logró atraparme.

Me engullía el recuerdo del dolor,
todo aquel que te cause.

Mil y una pasaste,
mil lagrimas derramaste.

Recuerdo haberte hecho pagar mis frustraciones,
mis lamentos,
mis disputas con otros personajes.
Recuerdo haberte rellenado de negatividad,
mi propia negatividad.

He intentado salir del sueño,
abría los ojos,
cambiaba de posición ...
pero el sueño volvía a engullirme.

Recuerdo tus lagrimas,
tu falta de aire,
tu ser diminuto luchando por comprender a un gigante.

No puedo cambiar el pasado,
ahora que veo todo lo malo que he sido,
lo contrariado que estaba
y lo que te hecho en falta.

Pienso que posiblemente yo también hubiera huido,
hubiera llorado largamente tal decisión,
buscaría consuelo en el mundo sin recuerdos,
el mundo donde me he quedado yo,
el del recuerdo,
el del arrepentimiento
y el dolor causado a lo más importante de mi vida.

Cambiaré todo ello,
puede que ya no creas,
puede que sea tarde,
quizá sea una locura,
aunque se que no he sido aquello por lo que luchabas.

Yo te sigo amando,
puede que más que nunca.

He despertado envuelto en una neblina,
he despertado con un nudo de torpeza,
la mía propia.
Publicar un comentario