domingo, 19 de diciembre de 2010

Los sentimientos cambian


De la noche a la mañana todo se esfumó.
Todo aquello que tenía sentido, aquello que creía que estaría allí cada mañana me repudió.
Me ha costado mucho asimilarlo, pero todo eso se ha roto.
Como un muñeco de papel que toca el agua y se deshace,
se rompe poco a poco y sigue jugando hasta que no le queda nada.
El sentido del sin sentido.
Anoche quería bañarme en alcohol y finalicé bañado en la más sentida depresión al no entender que las cosas cambian.
Intentaba escribir las extrañas frustraciones que perturban mi cabeza, intentaba volar.
Y fue justo lo que paso,
toqué la tierra,
cogí un poco de ella y vi como se esfumaba en mi mano.
Puede que todo esto carezca de sentido,
puede que todo ello ya lo halla tenido y no me percaté.
Desconozco las palabras,
se encuentran muy dentro y no quieren salir,
extrañadas ante tales sucesos,
ante mi propia mediocridad.
Publicar un comentario