viernes, 9 de mayo de 2008

Suspiros a pleno pulmón

Hay muchos días que no me apetece nada sacar la cabeza de casa,
me refugio en ella,
en mis cosas,
mi música,
mis sueños estando despierto,
mis palabras...
Luego hay otros días que sales cuando no lo hace nadie,
generalmente cuando llueve,
todo se vuelve gris,
triste...
entonces salgo,
abrazo esa tristeza y me pongo alegre,
recuerdo las cosas malas y las comparo con mi alegría.
Es cuando veo claramente a la luz gris del día
que no todo es malo,
que realmente nos lo provocamos nosotros.
Que no necesariamente tiene que salir el sol para ser un buen día.
Y que salgo cuando me apetece!!!jejejejejeeeeee




Gentleman - Dem Gone
Publicar un comentario