viernes, 9 de mayo de 2008

Bailando sin música


Cuando su madre la apuntó a bailar todo era nuevo y bonito.
Dentro de ella pensaba en ser una artista, que lo más difícil ya estaba hecho.
Los años y los cursos fueron pasando.Quedaron atrás los días bonitos y bellos, las coreografías especiales, los pasos "imposibles".
El tapiz seguía siendo rojo pero ya no había música, no había ritmo.
Ella pensaba para sí misma preguntándose sus fallos. Qué había pasado?donde se hallaba el error?.
Seguía llevando sus zapatillas rojas,volvía a probar pasos ya dados, pero esta vez tropezaba.
Un día esa niña se hizo mayor.Fue entonces cuando tuvo que dejar el baile.
- Y ahora qué hago?? - Se preguntó.
Se había acabado el baile para ella
y seguía sin escuchar la música.
La "niña" se hecho a llorar.
Entonces su profesora de baile se acercó y le dijo que el amor por las cosas que hacía, si era cierto, si una vez de niña pensó que le quería, esa parte se había estancado en su mente, que estaba aun dentro y que no tardaría en salir y volver a pintar su vida.
Así que la niña salió del estudio de su profesora, cabizbaja, pensativa, buscando encontrar esas respuestas, esa luz, esa música que volviera a alumbrar su camino.
Publicar un comentario