martes, 17 de mayo de 2011

Caminante


Siguiendo el camino de la fuente,
buscando el agua mágica;
Aquella que limpia de impurezas,
aquella que limpia las heridas y extrae los malos recuerdos.

Siguiendo el camino de la fuente,
entre árboles y helechos,
zarzales y flores silvestres,
aves y esquiroles
avanzaba mi camino,
mi propio camino.

La tarde cerraba el paso de la luz,
pero los pies seguían las pisadas de otros
que antes que él ya habían recorrido el mismo camino.
Publicar un comentario