lunes, 19 de noviembre de 2007

Reciclando


Tranquilidad,
ni una sola voz,
nada fuera de su sitio,
Cohen y Fiona totalmente relajados.
Esto es lo que encuentro al llegar a casa.
Por que ahora si que me quedo en casa,
ya no tengo ansiedad,
no me pongo nervioso,
no tengo que perseguir a nadie
o tener conversaciones con mi cabeza sin ningún tipo de sentido.
Solo yo,
mis animales
y la calma,
que hacía tiempo que había abandonado esta casa.
Pongo en orden mi cabeza,
mis objetivos,
mis sueños...
cambio todos los muebles de sitio,
lo amoldo hacia una nueva etapa.
Publicar un comentario