martes, 6 de noviembre de 2007

Paz

Después del palo que me llevé con lo de portugal,
me invitaron a pasar unos días en el pirineo.
El lugar?
Farrera
Un pueblecito algo mas arriba de Sort.
A las 18.30 ya era de noche,
sin ruido,
sin contaminación,
sin agobios.
Solo yo,
Cohen,
el campo
y la trankilidad.
La primera mañana allí,
al levantarme pude contemplar esos colores
que ya creía que solo se veían en las fotos.
Los colores del otoño!

Esos rojos,
amarillos
y anaranjados colores del otoño.
Esas vistas vírgenes,
ese aire puro...
Publicar un comentario