martes, 6 de noviembre de 2007

Delante del fuego


Me quedo mirándolo.
Miro como consume la madera,
como se alimenta...
El fuego.
Puede vivir después de creer que se ha apagado.
Por un lado come rápido y voraz,
por el otro,
lo va haciendo lentamente,
por dentro.
Publicar un comentario