lunes, 2 de noviembre de 2015

Perdona

Perdona

Perdona si el día se pone gris,
perdona si aun no a sonreído,
si piensa bien las palabras.
Perdona al poeta herido.
Perdona por los días malos,
por los buenos,
por aquellos que se quedaron en sueños.
Perdona si soñaba demasiado,
si creaba un futuro,
si se preocupaba por todo.
Perdona al Lobo por ser lo que es,
por ir de frente,
por ser diferente.

Perdona aquellos momentos,
sus momentos,
su aliento,
su abrazo,
su calor en la noche,
sus silencios pensantes.
Perdona que te abriera su corazón,
no es algo que suela hacer mucho,
él te dio la llave,
él te pasó aquello que más pesaba,
aquello que más escondía.



Perdona si alguna vez no te entendió,
ya que muchas palabras le nublan,
le retuercen,
le acorralan.
Le devuelven a un pasado negativo,
doloroso.
En el que sintió que molestaba,
en el que no se sintió querido.

Perdona si le puso remedio,
si aguantó embestidas,
si buscó soluciones,
si sacó sonrisas y caricias,
si arrancó tormentas pintando soles.

Perdona,
perdona si no le quieres,
si naufragó sin sentido,
si mordió la lona por tus suspiros,
si su mirada no vuelve a brillar,
si su caja vuelve a cerrar,
si su sombra vuelve a perder,
 si su camino lo lleva el solo.

Perdona aquello que pasó,
que para él pasó,
que él sintió,
que él, simplemente amó.

Perdona todo aquello,
perdónale por creer que se podía,
perdónale por que creyera en ti...
...como si fueras el.
Publicar un comentario