sábado, 2 de abril de 2011

El final del camino

Una lúgubre habitación de Hotel a las afueras de la ciudad, apenas has encendido una lámpara y no te has movido de la butaca.Cabizbajo alcanzas la copa de Vodka seco mientras te compadeces de ti mismo.
Recuerdas tiempos felices, tiempos que nunca volverán, tiempos que ya pasaron y que la causa principal del desastre fuiste tú y tu avaricia.
Lo tienes todo pensado, pero te falta el valor para hacerlo.Por eso delante tuya, al lado de la copa esta esa nota, la nota escrita con barra de labios que ella te dejo antes de marchar.
"Although not believe me, I love you" dice la nota, y a su lado, un revolver con dos balas.
Hace tiempo leíste que existe un 40% de probabilidades de no morir de un solo disparo en la sien, por eso le pusiste dos balas, pero te falta valor, te falta coraje para hacerlo, igual que te faltó valor para afrontar tu propia mierda.
Juegas con la copa mientras piensas en como sería todo si no hubieras aceptado ese dinero. Tu abuelo tenía razón: " el dinero bueno, es el que se gana con el sudor " y tu la cagaste.Aceptaste ese dinero y lo invertiste mal, lo tiraste, lo violaste. Y ahora no tienes salida, ni amigos, ni a ella.
Creíste que siempre estaría allí, pero no tenías tantas mentiras para retenerla y ahora estás solo, solo con el revolver, solo con tu destino. La muerte.
El sudor frío baja desde tu frente hasta tu cuello, te estremece el miedo, te asusta tu final...
Publicar un comentario