sábado, 15 de diciembre de 2007

Lágrimas en la barra


Un ángel entra por la puerta.
Con el corazón roto,
el alma en un puño.
Solo busca consuelo,
ke le escuchen,
sin medir sus palabras,
sin medir sus sentimientos.
De repente encuentra esa vía de escape,
la comunicación.
Los sentimientos del ángel salen desordenadamente a la luz,
las lágrimas comienzan a florecer.
La "razón" da paso a la sin razón.
Le doy mi hombro:
- Llora - le digo
He aky el consuelo de mi hombro
y la frialdad de la escena.
El ángel llora desconsolado,
solo.
No hay árbol al ke aferrarse,
no kedan ramas.
Seca sus lágrimas de desconsuelo
mientras abandona su amada barra.
Publicar un comentario