lunes, 31 de diciembre de 2007

La iglesia católica


No podía dejar pasar la oportunidad, en estas fechas para meter la pata una vez mas. No hablo de mi, hablo de ellos y no es por que sean ellos, de hecho todas las religiones tienen su mierda enganchada al culo, pero la católica...joder como se lo kurran!!!en serio, es muy heavy!
Como bien diría Gerard lo siguiente que voy a analizar es PACA!!!


Por la familia cristiana POR JOSÉ IGNACIO MUNILLA, OBISPO DE PALENCIA

PRIMERO: Creemos en la comunión de amor matrimonial, fiel e indisoluble. Para un matrimonio el divorcio es el fracaso de su proyecto de vida, es una huida de los problemas de relación pendientes de ser afrontados, y es también una de las causas principales de la infelicidad de los hijos. Los cristianos creemos que el verdadero amor no es el «romántico» e «idealizado», sino el que integra la cruz en la vivencia cotidiana. El hombre (o la mujer) divorciado de su propia conciencia y de la voluntad de Dios, está abocado al divorcio matrimonial. En realidad, la ruptura del matrimonio no tiene lugar sin otras rupturas interiores previas. Es inútil construir encima de lo que está roto. El argumento del «derecho a rehacer la vida», no es sino una forma de autoengaño. Por ello, ante tanta fractura y tantas heridas interiores, necesitamos la restauración profunda que proviene del amor de Cristo.

Dicho de otro modo la violencia doméstica crece cada año por cosas como estas,
no dejar el matrimonio y dar de hostias a todo lo que se mueva por tu casa,
ya que si te divorcias nos dejamos cosas y podríamos ir al infierno.Así que si te toca un cabrón o una zorra...Jódete!

SEGUNDO: Creemos en la familia como santuario de la vida. Todavía estamos bajo el impacto de las noticias servidas sobre las intervenciones en las clínicas abortistas de Barcelona y Madrid. Lo que se ha destapado no son casos excepcionales, sino la realidad cotidiana que se esconde tras la cultura de la muerte. No hay abortos limpios y abortos sucios... Simplemente, se trata de vidas humanas sacrificadas por causa de la desesperanza y del egoísmo humano. Sin embargo, no sería justo que nos quedásemos solamente con el lado oscuro de la noticia. ¿Hemos reflexionado, estos días, en que nuestra vida personal es fruto de la aceptación y la apertura al don de la vida por parte de nuestros padres? Nuestra existencia es un don precioso, recibido y acogido en el seno de la familia, auténtico santuario de la vida. Nuestros padres no se plantearon que nuestra concepción hubiese sido «deseada» o «no deseada». Ellos comprendían que un hijo no puede ser valorado como un objeto de deseo.

Ellos tampoco sabían la subida tan grande de la vida ( ropa,comida...pisos! )Y claro llegas a tu casa con 16 años un bombo y no sabes ni atarte los cordones y es lo mas apropiado por la "familia" cuando el "padre" de la criatura,o es menor de edad, o un despojo...o el párroco de tu barrio!

TERCERO: Creemos en la familia como escuela de todas las virtudes. Precisamente en este momento en que la familia cristiana está siendo víctima de una inaceptable intrusión, es necesario que sepamos defender nuestros derechos de una manera asociada. La familia está padeciendo intromisiones en el ámbito escolar, en el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus principios morales, e incluso en el propio seno de la familia, cuando a éstos se les prohíbe hasta resolver con un azote una rabieta de un niño que no atiende a razones. Hoy más que nunca, la familia cristiana necesita asociarse. He aquí otro motivo, por el cual es importante realizar el gesto público de una gran concentración de las familias españolas, en favor de la familia cristiana. Más allá del ámbito escolar, la educación de la conciencia de los hijos es una de las tareas fundamentales que tiene lugar en el ámbito de la vida familiar.

Claro que si!!!!Yo lo que realmente quiero es que mi hijo pueda estudiar en el cole Budismo, musulmán, ortodoxo, etc...no un 80% católico y el resto hablamos de...algo diferente!!
Igualdad para todas las religiones joder!

Mientras que el laicismo imperante condena a nuestra cultura a la orfandad moral y espiritual, la familia cristiana se presenta como la gran esperanza frente a tanta desorientación moral, así como el bálsamo para sanar tantas heridas y carencias afectivas.

Que dios nos coja confesaos!!!!!
Yo es que me parto!!!!!
Publicar un comentario