martes, 9 de julio de 2013

Un ser

Como un ángel de los cielos,
con su barba y su pelo sin cuidar,
se miró en las sombras.
Su torso dibujaba una silueta enclenque,
sus ojos,
pasivos ante lo que le rodea,
pero llenos de vida
observaban todo.
Las mujeres le hablaban
pero el no las miraba.
Los chicos le sonreían con desgana,
pero a el no le importaba.
Como un ángel de algún cielo,
voló de la noche,
caminando pausadamente con unos grandes pantalones
que no dejaban ver sus piernas.
Y así fue como este ser
anduvo por las calles sin ser visto realmente,
sin ser reconocido por otros lugares,
sin ser...solo un ser.

Publicar un comentario