domingo, 6 de noviembre de 2011

Mi nalga izquierda


La semana pasada cogí el Talgo para ir a Alicante. Como no quedaban asientos en turista, la chica de la agencia me ofreció los billetes de preferente.
Barcelona - Alicante :
Turista : 51´10e
Preferente: 67´70e

Varía un poco no? Pues al verlo así pensé que iríamos en un vagón mejor, más cómodo y que al menos, dada la diferencia de un billete a otro ( 16'60e ) nos darían un bocadillo, refresco o algo ...no??
Siempre he viajado en turista. La tele se ve mal, el sonido es horrible, los cascos del sonido te desgarran los oídos...pero dispones de una mesita que sacas del asiento delantero, con posavasos, y si tienes sed, te vas al vagón cafetería.
A la llegada a nuestro vagón, lo primero que vemos es que nos habían puesto en asientos individuales!!!! Nos dábamos la espalda!!!. Conseguimos cambiar el asiento y estar uno delante del otro en individual!!!.
El sitio destinado a maletas estaba completo! dado lo extremamente pequeño que era!!!. Así que dejé mi mochila en un espacio reservado para revistas.

Ya sentados en los asientos, pudimos comprobar como los asientos se reclinaban en forma de media luna!!. Llegaron las primeras risas al vagón!
Por supuesto, nuestros asientos no tenían ni mesa!! ni posavasos!!, ni nada de nada!!
Los cascos de sonido venían en una bolsa muy bonita, perfecta para el móvil. Lo malo fue que no iba el sonido, eso caso a parte de que los televisores se veían fatal!!
Nota recordatoria: 16,60 e de diferencia!!!!!Ni bocadillo, ni bebida...ni buenos días!!!
Decidimos ir al vagón cafetería, que estaba justo al lado. ( yuhuuuuu!!!! una cosa buena de preferente!!!! )
Nos sentamos y pedimos un café amablemente al camarero. Dicho personaje, ( unos 50 años, grasiento y con cara de amargado ) pasó de mi cara y atendió a otros pasajeros que acababan de llegar, dejándome con cara de gilipollas mientras le miraba.
Minutos después, en el vagón cafetería se acercó un pasajero que se sentaba justo a nuestro lado en preferente, presentándose y riéndose de como habíamos reaccionado al ver las "comodidades" de preferente. El pasajero en cuestión, no tenía ni un pelo en todo el cuerpo!!!! ni uno!!!!!
Ni cejas, ni pestañas, ni naaaaaa de naaaaa!!!!!!!!!
En ese momento mi nalga izquierda comenzó a coger una temperatura diferente, más caliente que la derecha.
Después de unas cuantas cervezas y un par de groserías del camarero, por fin llegamos a nuestro destino.
Actualmente, mi nalga izquierda sigue más caliente que el resto del cuerpo!!!!


Publicar un comentario