martes, 22 de marzo de 2011

Humo













El humo contiene mis nervios sin que aparente nada más que humo
y solamente humo lo que de mi mano sale.
Pero soy un ser nervioso,
aunque en apariencia tranquilo,
que de tanto pensar y tanto escudriñar,
humo sale por mi áurea.

El reloj continua su paso en el tiempo,
marcándolo sin compasión,
sin esperar a nadie.

Mis manos corren como arañas,
utilizando sus cinco dedos como si se tratara de cinco patas,
subiendo y bajando el teclado,
sacando la ceniza del cigarro,
contando los minutos para la partida.

Los ojos desfallecen por momentos,
cansados de ver letras,
maltratados por ver guerras y desastres.

Ya no hay dolor,
ahora hay valor.
Publicar un comentario