viernes, 26 de octubre de 2007

Respirar

Desconcierto total.
Demasiada tensión acumulada.
Odio los hospitales!
a muerte!!
esta semana ya he tenido mi dosis anual.
Entre Karol y Mariá ya he cumplido.
No se por que será,
bueno puede que si.
A mi me huele a muerte,
a rancio,
apesta.
Puede que venga de cuando era niño e iba a ver a Juan Carlos y María José.
Según mi padre les hacíamos compañía.
Compañía??
a donde??
a la muerte??
La cuestión es la cuestión.
Ayer me vinieron fantasmas pasados,
recuerdos de hospitales continuos que casi acaban conmigo.
Noches enteras en la sala de espera,
sin que nadie me informara de nada,
solo.
Promesas basura sobre una recuperación,
lagrimas de cristal de bohemia rotas,
preguntas sin ningún tipo de respuesta.
Ayer volví a tener esa sensación.
La sensación de impotencia,
de no poder hacer nada,
de no tener ese poder,
de no poder respirar por la otra persona...
solo esperar
y esperar...
Publicar un comentario