martes, 2 de octubre de 2007

El galo moribundo


Hubiera perdido
mi corazón en el vacío
anegado de amargura y sollozo
si no hubiera conocido,
quietamente,
el delicado compás
de la duna tibia de su cuerpo.
Sin volver el rostro a la tierra ke perdí,
oigo el eco llamarme.
Lenta me cobija la madrugada.

Rosa María Lencero

Publicar un comentario