sábado, 8 de junio de 2013

Gracia quedó muda


Por las noches,
bien entrada la madrugada,
sus portales quedan a la intemperie.
Ni el ruido,
ni la gente enturbia su belleza.

Sus tiendas,
bares,
plazas
y calles,
quedan desnudas ante mis ojos.

La luz tenue de las farolas embellece  cada uno de sus rincones,
los pinta,
le crea una hermosa melodía,
imperceptible a pocas horas de salir el sol,
pragmático.

Sus calles vacías,
dejan al descubierto
un hermoso mosaico de pintadas,
fachadas,
arte envuelto en la más absoluta soledad de la noche.

Gracia despierta poco a poco,
pero hasta que el momento llegue,
su belleza se regenera,
a la espera de un nuevo sol,
que ilumine su plenitud.



Publicar un comentario