miércoles, 5 de junio de 2013

Gatos

Ya no quedan gatos.
Ya no quedan mininos que se suban por todos sitios,
que ensucien mis camisetas,
o que dejen olores por la casa.

Ya no quedan aquello felinos,
que venían cuando estaba triste y apagado.
Que buscaban mi calor en invierno...o en verano,
que dormían cerca de mi cara.

Ya no hay voces por la mañana
mirándote como posesos para que les des de comer.
No hay arena que cambiar,
ni rascadores llenos de pelos.

Ya no os tengo conmigo.
Ni al pequeño mapache, que bebía el agua con la pata, con un Lord.
Ni al bizco, que a sido el último en marchar.
Ni a Vísceras, la maldad hecha gata, hecha hembra, hecha mía...

Ya no os tengo presentes,
pero os mantengo dentro.
Publicar un comentario