jueves, 23 de junio de 2011

Mar



Vuelvo a la mar.
Entre los dedos arena,
en la cara sol y una sonrisa.

Como la arena que se lleva el viento
y reposa en otros lares.

Como el aire de la costa,
que refresca y quema.

A la derecha pulseras y cicatrices,
a la izquierda lugares que antes eran de alegría
y ahora de lejanía.

Hundo los pies en la arena,
observo el horizonte
y le sonrío con ironía a la vida.

Debajo del agua nada me molesta,
todo es silencio acuático e imágenes borrosas,
que vuelven rojizos mis ojos
y mi piel oscura.

A la mar he vuelto y a ella he de regresar,
para nunca más regresar.

Publicar un comentario