viernes, 24 de junio de 2011

Del dolor a el corazón...



Un año ya ha pasado.
- Uno ya? - Pregunta el anciano.
- Uno y solo uno - Le contesto.
Mi alma se partió en dos
y el cielo creí ver.
Mi corazón regalé ,
a ello me aferré
y confié mi destino.

De cuantas cicatrices se hace el hombre?
De una,
de dos,
de ninguna?

Un año ya pasó,
y de él aprendí que nada acaba,
que todo continua,
que no se baja la guardia,
que la paciencia es una virtud,
pero que la virtud no es algo que abunde hoy día.

Mil pesadillas enfrascadas en 365 días,
confundido,
abandonado,
sin conversación,
sin amor...
...sin dolor como le decía a la enfermera.


Publicar un comentario