jueves, 25 de abril de 2013

Vagabundeando

En la calle, se tiene mucho tiempo para pensar,
para meditar en uno mismo,
en lo que le rodea,
en sus errores y sus defectos.

En la calle, se tiene tiempo para observar,
toda la gente saliendo como en una maratón.
La gente que va a trabajar,
los niños al cole,
los modernos con dos copas de más;
mezclándose con los veteranos borrachos,
que hablan solos y le gritan a las farolas.

En la calle, con una bolsa con mis pertenencias,
camino con los ojos bien abiertos para no perder detalle,
para impregnarme de esta ciudad que tanto he buscado,
y que tan alto he pagado siempre el precio.

El viento golpea mi cara,
para recordarme el precio de la libertad,
un alto y pesado precio,
pero en una espalda ya cargada,
la sensación se vuelve más ligera,
más suave.

En la calle,
recuerdas los instintos que la vida fácil te hizo olvidar.


Publicar un comentario