viernes, 19 de abril de 2013

En el sofá

En un sofá calmaba la mente mientras se encorvaba mi espalda.
En esa postura, incómoda postura,
mis huesos pedían reposo,
mis ojos descanso,
mis manos tranquilidad.

Sentado en el sofá,
pienso en el futuro,
pienso en Cohen, 
pienso en Fiona, Ramone, Puar,
en mi,
en el próximo sofá,
la próxima mañana.

Postrado en el sofá,
los músculos me duelen,
mi cabeza clama clemencia,
mi corazón claridad,
mis pantalones...un lavado.  

Sentado en el sofá,
miro la puerta,
de esa habitación,
con esa persona que habita en sus sueños,
esos que yo no tengo.

Sentado en el sofá,
me fumo el tiempo,
me bebo las preguntas,
me como por dentro.


Sentado aquí,
en el dichoso,
incómodo y desastroso sofá,
el tiempo pasa para mi,
convirtiéndose en una fase,
que se transforma en la repetición de un día anterior.

Tumbado en el sofá,
mis sueños pierdo,
mis huesos se astillan,
mi tiempo se disipa.

Hoy el sol no ha salido,
mientras sigo con los huesos doloridos,
la cabeza revolucionada,
el corazón tapado,
las manos abiertas,
en el dichoso sofá.
Publicar un comentario