sábado, 20 de abril de 2013

En estado zero

Estoy cansado,
pero no descanso.

Estoy preocupado por el tiempo,
por el lugar,
por ti,
por mi.

Antes jugábamos debajo de las sábanas,
el sol salía para nosotros,
la noche arropaba nuestras respiraciones.

Pero la tormenta llegó,
el niño perdido dejó de jugar,
dejó de reír.

Quemaba los días pensando en un mundo futuro,
en una situación diferente.
Y la niña comenzó a jugar sola.

Ahora, ese mundo llegó,
ese momento llegó,
pero debajo de las sábanas solo están mis pies descalzos.

Ya no tengo tus sonrisas,
ni tus juegos.
Solo el martilleante sonido de mi corazón
buscando un descanso,
un paréntesis,
un motivo.

Tengo miedo de la noche,
tengo miedo del mañana,
tengo miedo de mi...sin ti.
Publicar un comentario