martes, 30 de abril de 2013

Comienzos

Cae la noche en un nuevo principio.
Todo es confuso,
nuevo,
excitante,
pero terriblemente solitario.

En un sofá incómodo
y al que le falta un cojín,
intento poner mi cuerpo
y taparlo con un saco de dormir.

No se oye nada,
solo las cuatro paredes,
que serán mi nuevo hogar,
que son mi nuevo principio.



Publicar un comentario