miércoles, 1 de octubre de 2008

the day the world went away

Comienza el frío.
Cuando lo hace puede que sea la época mas bonita de Vic.
Las calles vacías por la noche,
la niebla por la mañana,
la gente se refugia en casa
y sale únicamente por la mañana
aprovechando los pocos rayos de sol que hay
para comprar provisiones.
Los colores se vuelven grises cuando comienza la tarde.
Y a la noche
buscamos cobijo en cualquier bar que se esté caliente.
Las noches son mas solitarias,
Cohen duerme a mi lado,
al principio da vueltas a mi alrededor,
intenta ponerse en la cama
pero después desiste y se va a un rincón,
cerca de la cama.
Yo cambio todo de sitio,
como si de un puzzle se tratara,
encajar pequeñas partes que estaban fuera de lugar
sin encontrarles nunca acomodo fijo.







Publicar un comentario