viernes, 21 de octubre de 2011

Elliott & Shannon







En un mundo de gigantes y monstruos. Una sociedad que asfixia, no tiene respuestas y se muestra correosa ante la verdad.
En cada generación nacen individuos de gran corazón, almas puras, niños perdidos.
Perdidos para este mundo.
Amigos que vienen y van, silencios que matan, miradas cruzadas...se apaga la luz y nadie se levanta para ayudarlos.


Es entonces cuando te levantas, sonríes, acaricias las hojas después de la lluvia, te tumbas en el prado mirando las nubes, abrazas a los que crees tuyos y deseas que nada cambie lo bueno que tienes.Pero nada dura eternamente.

Los niños perdidos se apagan.

Codicia, avaricia, envidia...llegan a preguntarse realmente si son ellos mismos los que transmiten al resto tales sentimientos, formas de actuar, sombras en vida. Ellos solo quieren jugar y sonreír.
Ni el dinero, ni el amor son más importantes que sonreír.

Pero como animales de feria o simples cromos de baseball , los niños perdidos pasan a ser trofeos,
engañados por medio de su inocencia, creen que pueden ser amados sin más, por el simple hecho de ser humanos.Pero como bombillas, son usados hasta agotar su energía, su magia, su brillo.

El gris se apodera de ellos, el cuerpo pesa, las sonrisas no salen, el tiempo ya no es tiempo. Pero cuando dos niños perdidos se encuentran...
...pueden juntar sus sombras...
...aunque nunca se sepa donde...










for shannon & Elliott, for all the lost children


Publicar un comentario