lunes, 18 de octubre de 2010

subterranean homesick blues


Entrar en un supermercado ( establecimiento que tiene como principal finalidad acercar a los consumidores una importante variedad de productos de diversas marcas, precios y estilos.)
Acercarme a la carniceria y de pronto escucho :

Mantenga limpia la nariz
Mire la ropa de la calle
Usted no necesita a el hombre del tiempo
Para saber en qué dirección sopla el viento




Sí, es subterranean homesick blues de Bob Dylan!!!!!!
En el jodido supermercado!!!!
La charcutera se hacerca a pedir,
yo me apoyo en el mostrador mientras con la otra mano voy dando toquecillos siguiendo el ritmo,
mi cara esboza una gran sonrisa.
Suena la canción protesta de Dylan en un puto super!!!
La gente sigue comprando como si no ocurriera nada,
como si todo sucediese según lo previsto,
pero no es así.
Una vez leí que la música de los supermercados y grandes almacenes estaba preparada para hacer que los consumidores compraran más. De una manera más rápida o por el contrario con más calma.
Pero con este tema,
con este tema daban ganas de boicotear el súper,
subirse a la caja y proclamar la compra libre de impuestos,
de animar a la rebelión.
La charcutera me vuelve a preguntar qué es lo que quiero,
aún con la sonrisa en la boca, 
mi boca tartamudea para pedir doscientos gramos de jamón sin dejar de mover mi mano al compás de subterranean homesick blues.
Recojo mi compra, me giro y el mundo seguía igual...


Trate de evitar los escándalos
No quiero ser un vagabundo
Es mejor que mascar chicle
La bomba no funcionan
Porque los vándalos tomaron las manijas
Publicar un comentario