martes, 26 de octubre de 2010

La Historia de mi pene: La Vall d´Hebron

Los Urólogos, me dijeron que nunca, en su vida habían visto algo como eso, aunque también me dijeron que lo habían visto peor en casos como los del piercing en el pene...y todo esto me lo decían mientras iban jugando con mi pene, viéndolo por todos sitios...y en presencia de una enfermera que estaba buenísima, pero ya daba igual, yo me limitaba a asentir con la cabeza y tomármelo con calma.
La primera prueba que me hicieron fue una ecografía, la cual pensaba que era solo para embarazadas. Me llevaron a los sótanos en una silla de ruedas y ataviado solo por un pijama de esos de hospital, que vas más en pelotas que en otra cosa!!. Me tumbé en una camilla y un especialista me puso un líquido frío en el pene. En ese momento estábamos el especialista, uno de los Urólogos y yo en la habitación. Bajé la cabeza mientras escuchaba a los médicos charlar sobre lo que veían. Cuando volví a levantar la cabeza habían dos personas mas en la sala!
Me limpiaron y me dejaron al lado del ascensor diciéndome que en breve vendrían a por mi. Así que allí estaba yo, medio en bolas, con la picha como una berenjena, al lado del ascensor que estaba al lado de...el depósito!!!!!! Si!!!Con familiares llorosos a mi lado, por todos sitios!!!!!
Estuve allí unas media hora!!!!
Después de eso, me subieron de nuevo a Urología, me pincharon por todos sitios y me llevaron a rayos y claro para hacer radiografías...fuera Piercings!!!!!
Cuales se ven??
- El Septum, la dilatación y el de la ceja...cuando les mencioné el de la lengua o el del pezón, las enfermeras no daban crédito.
Al levantar los brazos para una de la radiografías, una de las agujas que llevaba clavadas del suero o de la sangre ( que sé yo...) se dobló...pero seguía sin sentir dolor.
Después de rayos, me hicieron un electro y me dejaron en urología mientras veían los resultados de todo.
Tumbado allí, llegaron María y Miguel.
María mirándome aun entre lágrimas y Miguel en lágrimas de risa...las enfermeras miraban a María en plan : si, esta es la culpable!!
Diagnóstico :
Yo creía que me encontrarían de todo, Cáncer o algo peor...estoy como una rosa, de puta madre, el Hígado un poco tocado, pero no mucho...y el resto que parecía que no llevaba ni dos años de fiesta en fiesta!!olé yo y olé mi body serrano.Además me dijeron que mi grado de dolor superaba con creces la media normal, que podría romperme una pierna y seguir andando creyendo que era un esguince.
Uretra rota y cuerpo cavernoso izquierdo roto. Operación inmediata.
Se acerca uno de los cirujanos con un papel y me dice:
- Óskar, esto es lo que vamos a hacer, vamos a cortar por aquí... - Y el tío dibuja mi pene a la mitad en una parte y el capullo en la otra.
Me quedo mirando al cirujano con la cara blanca y le pregunto:
- Me vais a rebanar el pene?? -
- Ups! - espeta el cirujano - perdona, lo abriremos como si fuera un paquete de tabaco! -
Aunque suene raro, respire de alivio, lo dejarían colgando para poder "atar" la uretra y el cuerpo cavernoso...por lo menos no lo arrancarían del todo!! no?
Antes de quirófano, un celador me acompaña a una habitación y me dice que me tiene que afeitar las pelotas, y que si me daba cosa que podía hacerlo yo...qué cojones?? ya me habían visto las pelotas unas...12 o 13 personas?? Así que me depiló el. Mientras lo hacía charlamos de Marihuana y de la anestesia, ya que yo quería que me durmieran entero. Una cosa es que no te duela y otra es ver como unos cirujanos sacan sus manos ensangrentadas de tu pene! no??
Malas noticias, solo me pondrán la Epidural.
A la entrada al quirófano, el celador me presenta a la anestesista, a la que le transmito la "necesidad" de una anestesia "total", le digo literalmente:
- Drogarme, no quiero sentir nada -
El cirujano encargado de la operación se acerca y me pregunta:
- Bebes ? -
- Si -
- Drogas? -
- Si -
- De qué tipo? -
- De todas...pero de tanto en tanto...
Me sientan en una camilla y me piden que eche los hombros hacia adelante. Van a ponerme la epidural, pedazo de aguja...que al primer intento no entra!!!! así que vuelvo a coger aire y repetimos la operación...a la tercera!!!! menos mal que no sentía dolor!
Ya en la mesa de operaciones, la anestesista me inyecta un calmante para que me relaje y lo último que recuerdo es ver entre mis piernas un manto verde y a un cirujano.

Lo siguiente es la habitación. Desperté rodeado de los míos. Lo primero que hice fue verme el miembro, completamente vendado, así que no pude ver mucho...y cerré los ojos.
Estuve tres días ingresado allí. Las enfermeras mi mimaban mucho, me dieron una silla de ruedas para poder ir fuera a fumar, dos veces al día las enfermeras me " limpiaban" el vendaje...y cada cierto tiempo recibía visitas de los urólogos...y más médicos para ver mis "progresos"...



Publicar un comentario