miércoles, 12 de marzo de 2008

Estudiando Mariposas


Pablo tenía siete años cuando descubrió las mariposas.
Le llamaban mucho la atención sus colores,
sus formas,
su forma de volar.
Todos los domingos por la mañana iba al campo con sus padres.
Se pasaba la mañana persiguiendo mariposas con las manos. Hasta que su padre le regaló un caza mariposas.
A partir de ahí todo fue mas fácil para el.
Las atrapaba,
las miraba y aprendía las diferencias entre unas y otras.
Se las llevaba a casa...
...y por la mañana las soltaba.
Siempre las soltaba.
No era el típico niño sádico que torturaba mariposas,
el solo quería aprender de ellas.
Incluso hubo mariposas que no querían irse,
querían quedarse un rato mas con Pablo,
las trataba con mucho cuidado e intentaba no hacerlas daño.
Pablo prefería dejarlas escapar,
pensando en lo curioso que sería atrapar esas mariposas mas adelante.
Así que Pablo siguió corriendo todos los domingos cazando mariposas,
para mirarlas...
...para seguir aprendiendo.
Publicar un comentario