lunes, 17 de septiembre de 2007

Boom

Hay días de esos en los que te levantas con la cabeza sobrecargada!!
En este último mes,
se me ha acumulado el trabajo,
en todos los sentidos.
Me he sobrecargado!
La presión era ya demasiada.
Parece que tengo que pedir disculpas por todo lo que he hecho!
Tendría que hacerlo?
Perdón por ayudar,
perdón por preocuparme,
perdón por seguir velando por tus intereses...
...antes incluso que por los mios,
perdón por ser sincero,
perdón por no correr,
perdón por no kurrar,
o por creer que tengo cuento,
perdón por no llamar,
por no bajar a verte,
por no sonreír todo el día,
por no tener llaves,
perdón por no tener energía suficiente para todos,
perdón por ser demasiado duro,
demasiado pasota,
perdón por creer que se solucionaría con la calma,
perdón por no atenderte lo suficiente,
perdón por no poder partirme,
perdón por perder los nervios,
perdón por si se me escapan las palabras.

La verdad es que ya no puedo más!
Me he levantado con una gran pena
de esas que no te dejan casi ni levantarte,
un gran peso en la espalda.
Qué me lo he buscado?
Posiblemente por gilipollas.
No puedo abarcarlo todo,
no soy un Santo o un Ángel que cambie el mundo,
pero la verdad es que lo siento.
Siento no poder estar siempre callado,
no estar SIEMPRE allí,
no perder jamás los nervios,
llevar SIEMPRE el peso,
ver el lado positivo.
Lo único que me reporta esto,
es que un día me levanto con este peso
y los demás no están,
que a mí me dejan con esta terrible carga,
ahí está es tuya!!
Que me enfade por algo,
o que tenga que seguir aguantando...
que gran dilema!!
Así no es la vida que pretendo,
y solo me pasa por que quiero lo mejor para los míos,
olvidándome de algo muy importante,
de mi mismo
Publicar un comentario